El cuerpo del músico

Durante las clases, suelo hacer mucho hincapié en la correcta colocación de la cadera, la espalda, el cuello… Respirar amplio y con los hombros abiertos… Todo este trabajo tiene varios motivos: el primero es puramente práctico, si usamos el cuerpo de manera adecuada, conseguiremos mejores resultados técnica y musicalmente. Pero además, si usamos el cuerpo adecuadamente, evitaremos dolores, tensiones, etc. A veces sucede que cuando un estudiante comienza a tocar más horas en casa (a medida que necesita más tiempo de estudio para seguir el ritmo de las clases), comienzan a aparecer molestias musculares (el pulgar, el brazo, el hombro…) Si desde pequeños nos acostumbramos a utilizar el cuerpo tal y como esta “diseñado”, nuestro bienestar físico puede incluso mejorar con el estudio del clarinete. Nuestro instrumento tiene algunas peculiaridades que pueden producir molestias (especialmente en el pulgar y la muñeca derechos), pero en general podemos tocar con una postura bastante natural de la columna, el cuello y los brazos.

¡Usemos bien nuestro cuerpo, porque seremos mejores músicos y además seremos más felices!

Para ilustrar esta reflexión, dejo un artículo muy interesante publicado en www.iberpiano.com, en el que compara a los músicos con la práctica de un deporte de élite. Pincha en el título para leerlo

Los músicos, deportistas de élite

SALUDOS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s